SALUD, FELICIDAD Y COMO COMBATIR EL ESTRÉS, LA TRISTEZA Y LA DEPRESIÓN CON TU PERRO

Que beneficios tiene para la salud  tener un perro en casa

Quizás muchos (beneficios) más de lo que te imaginas

Muchas veces no nos damos cuenta de que los factores que deciden nuestro nivel de felicidad pueden estar situados en areas que ignoramos. Convivir con un perro conlleva unos beneficios tanto para la salud física y como la emocional de una persona. Dicha persona cuando convive con su perro liberará mayores niveles de serotonina y dopamina, que disminuyen la frecuencia cardíaca, la ansiedad y el estrés.

De hecho varios estudios científicos llegaron a la conclusión de que las personas que conviven con perros tienen menos riesgos de ataques cardíacos y de padecer enfermedades coronarias.

Según una investigación de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos encontró que es mayor la esperanza de vida de las personas enfermas del corazón que tienen perros en comparación con los que no tienen. El hecho de tener como compañero un perro obliga a ejercitarse mediante el paseo, factor importante como mejoramiento para la calidad de vida.

La Universidad de Miami demostró en un estudio que las personas con perros son más felices y menos propensas a tener  depresión, debido a la confianza de su mascota eliminando los sentimientos de soledad y aislamiento.

 

Cuando tu perro te salva de la oscuridad del estrés postraumático

Una nueva vida
Valor y Charles Hernandez

Caso real de una situación de máximo estrés

Valor es mucho más que una mascota. Hernández lo considera su médico personal. “Estoy vivo nuevamente”, dice Hernández, de 49 años, quien vive en el Bronx, Nueva York, y que ahora está retirado de la Guardia Nacional de Estados Unidos. “Lo que me hace continuar es mi perro”.

Hernández se unió a la Guardia Nacional en 1996 y fue uno de los primeros en responder al llamado en la zona cero el 11 de septiembre de 2001. Fue enviado a Iraq de 2004 a 2006.

Mientras estuvo en Iraq, Hernández sufrió una herida en la médula espinal que limitó su habilidad para caminar además de una traumática herida en el cerebro. También cambió por dentro. Se volvió violento y agitado; tenía pesadillas, pensamientos y sueños incómodos.

Cuando Hernández tenía convulsiones, Valor mordisqueaba su pierna mucho antes de que él supiera que algo malo pasaba. El perro le saca de conflictos y salta sobre él durante sus ataques de ansiedad para calmarlo. Junto con sus medicamentos, Hernández dice que el perro lo ha ayudado con sus síntomas producto de un trastorno de estrés postraumático.

Hernández recibió un perro de servicio en 2010 a través del Proyecto HEAL, que forma parte de ECAD, una organización que entrena y cría perros de asistencia. El Proyecto HEAL otorga un perro de servicio a veteranos con trastornos de estrés post traumático. Hernández aún es voluntario del Proyecto HEAL.(pincha aquí para ver algunos casos de veteranos de guerra y sus perros)

Cada vez un mayor número de estadounidenses están comprando perros por necesidades de salud mental, dicen los expertos. En el caso de animales como Valor, utilizados para servicios psiquiátricos, los perros son entrenados específicamente para ayudar a las personas con padecimientos mentales de forma similar a como se les entrena a los perros para ayudar a los ciegos.

El trastorno de estrés postraumático (PTSD),  que padecen los militares veteranos es una de las razones más importantes para el incremento en la demanda de este tipo de perros, dijo John Ensminger, abogado de Nueva York y autor de Service and Therapy Dogs in American Society (Perros para Servicio y Terapia dentro de la Sociedad Estadounidense).

Existe suficiente evidencia de que para algunas personas interactuar con mascotas les produce cambios bioquímicos en el cerebro, dice Hal Herzog, profesor de psicología en la Universidad del Oeste de Carolina.

El cuidar a una mascota ayuda a las personas a sentirse menos asustadas, más autosuficientes y seguras. Al ser dueños de una mascota, puedes “probarte a ti mismo que puedes cuidar de otra criatura viviente (…) Te asegura que puedes cuidar de ti mismo”.

 

Tipos de asistencia en perros de ayuda

 

Han surgido diversas categorías de perros que proveen cuidados a las personas con problemas de salud mental:

La primera categoría está integrada por los perros que ofrecen servicios psiquiátricos, (como Valor). Estos son perros entrenados de forma individual e intensa para aquellas personas con discapacidades mentales.(pincha aquí)

Luego vienen los perros de apoyo emocional, quienes proveen consuelo y motivación a las personas con discapacidades.

Finalmente están los perros para terapia, los cuales ayudan a un grupo grande de personas.

legislación perros de asistencia

Asociación perros de asistencia

Que nos aportan nuestras mascotas para mejorar nuestra calidad de vida

 Sentimiento de felicidad

Cuando compartimos actividades con nuestros perros experimentamos un aumento de oxitocina, se estimula la producción de serotonina y  dopamina, dandonos esa sensación de bienestar y felicidad. Cuando dichos niveles son altos los sentimientos de tristeza y depresión desaparecen.

Disminuyen el estrés

Una serie de estudios de la Universidad Commonwealth de Virginia reveló que convivir con un perro y acariciarlo frecuentemente, ayuda a reducir los sentimientos de estrés, ansiedad y depresión.

Por otro lado, los niveles de cortisol disminuyen considerablemente reduciéndose a su vez el estrés.

Reducen la depresión

Cuando una persona esta deprimida puede que no quiera relacionarse con nadie pero si le hablará a su mascota. A su vez el mero hecho de tener que alimentarla y darle sus paseos matutinos forzarán a dicha persona a ponerse en un escenario más optimo para su recuperación.

Refuerzan la autoestima

Existe más probabilidad de tener una mayor autoestima, según concluyeron los científicos de las universidades de Miami y Saint Louis. Controlar la conducta de nuestro perro y realizar actividades deportivas junto a nuestro compañero aumenta considerablemente la autoestima.

Aumentan el sentido de la responsabilidad

Su cuidado nos aumenta la responsabilidad y la preocupación por su bienestar. Para los más pequeños crecer con una mascota es una oportunidad para enseñarles a ser responsables y a respetar a los animales.

Mejoran la vida social

No hace falta señalar que cuando vamos con nuestro perro tenemos más espacios para relacionarnos con los demás, tanto para una charla ocasional como para realizar actividades deportivas, etc…

Evitan el sentimiento de soledad

La persona se siente más segura de sí misma y más protegida. Su compañía estimula el contacto físico y la comunicación.

Deja un comentario